Semana 4 de diciembre: EL HURACÁN Y LA PAZ

huracan-hermine-2016La imagen cedida por el Observatorio de la Tierra, de la NASA, del 1 de septiembre de 2016, recoge desde un satélite al huracán Hermine aproximándose a la costa occidental de Florida (EE.UU.).

         Vivimos tiempos de huracanes y turbulencias: políticos, sociales, personales. En medio de esas circunstancias es fácil participar de una sensación difusa de angustia, a la que se une la invasión de una chismosa mente que nos torpedea. ¿Puedo así ser feliz o al menos estar en paz?

         El día en que ves claro que tú no eres el personajillo que se debate en los quehaceres cotidianos de bien y mal, amor y desamor, alegría y tristeza, noticias malas y buenas, sino que eres el Yo real que reside en tu interior, la vida se realiza y sobreviene la paz.

         Pero eso no significa que cese el sufrimiento.

         Mientras vivamos en la relatividad del espacio y el tiempo, vendrán historias luctuosas, días buenos y malos, el sube y baja de la limitación.

         La diferencia es que podrás mirar el dolor como desde un palco.

         En la superficie el mar o la atmósfera estarán calmos o turbulentos, con olas suaves o encrespadas. Pero en el fondo el mar quedará siempre imperturbable, quieto, eterno, pleno; y allá arriba sigue el inmenso cielo estrellado. Las olas y el viento pueden zarandearte. Tú limítate a salir fuera de todo eso sin juzgar, permanece atento.

         Algunos místicos enseñaron que hay que despreciar el afuera, ese vaivén de las olas, el flujo y reflujo de la marea, la temporalidad.

         Pero las olas también son parte del mar. Es bella la quietud del mar ensangrentado del crepúsculo. Y también es bella, aunque dura, la tempestad y la galerna. Si conoces el juego y la variedad de colores, disfrutarás “a tope” de ambas.

         La clave es verlas desde el fondo, implicándote lo justo, como quien contempla la catástrofe del Titanic desde la butaca del cine. Se asusta, pero no del todo, pues sabe que no es más que un film. Estás y no estás. Mientras exista este universo existirá la turbulencia, que también es bella y tiene sentido si se mira desde el silencio del fondo, desde su función en el universo. Tendrás que luchar para cambiar lo cambiable, claro. Pero al final no puedes parar el huracán. Eso sí, puedes espiritualmente hacer surfing sobre él, o bucear más abajo, conectándote con la presencia que habita dentro, con su silencio, el mar y firmamento de energía sin apellido que lo origina y al que perteneces.

Pedro Miguel LAMET, El huracán y la paz, en Revista21, octubre 2016, p.53.

Para caer en la cuenta…: RAP (ADVAITA) DEL PERDÓN

libertad-2Esto del perdón parece una locura,
pero es la única cosa que todo lo cura.
La idea es la siguiente: es que no hay nada fuera,
solo tus pensamientos, tu mente es la que crea.
La verdadera acción es solo darte cuenta:
únete a la vida, deja de ir por tu cuenta.
Ignora de una vez la voz de tu cabeza,
es solo un programa: dolor, miedo y pereza.
Se le ha llamado “ego”, es un software mental,
te hace sentir apego y que la muerte es real.

Y ahora te lo explico en unos pocos pasos:
si quieres liberarte, realiza este trabajo.
Acepta tu sentir, observa qué se siente,
es solo energía que brota del subconsciente.
No intentes descubrir, ni resolver el caso:
si es sufrimiento es culpa, y si es culpa es que es falso.

Nada será probado, ni cosa constatada.
Solo has de decir: “solo sé que no sé nada”.
Solo una solución, en medio del conflicto,
suelta todo juicio, que no existe veredicto.

Si estás tratando de programar todo el futuro,
sin duda lo verás todo de color oscuro.
Acepta que el conflicto está solo en tu mente:
nadie te ha hecho nada, siéntelo, que es evidente.

Yo elijo cambiar toda mi percepción.
Repite esto conmigo y acepta la sanación.
Todo mi pesar se lo ha llevado el viento
y solo queda en mí un profundo agradecimiento.

Comienza este camino, hazlo ya sin más demora,
que lo único que existe es el aquí, es el ahora.
Todo miedo es producto de la inconsciencia,
créete esto, amigo, y ten un poco de paciencia.

Renuncia al sufrimiento, que no sirve para nada.
Verás que no te miento, toda tu mente se aclara.
Si estoy haciendo un juicio, no veo correctamente,
de nuevo me ha atrapado el ego, que es muy persistente.
Este mundo de espejos tiene un raro mecanismo:
todo lo que ves es el reflejo de ti mismo.
Si quieres controlar, ya te has equivocado;
el programa te maneja, estás siendo controlado.

Para disfrutar de una lectura grata,
comienza por los sabios, Maharaj Sri Nisargadatta.
Si crees que eres un cuerpo, piensa en esto y detente:
soy solo Consciencia, soy Espíritu, soy Mente.

Dar y recibir, ya no existe distinción,
con tu mente liberada todo es Vida, paz y unión.
Se acabó todo sufrir, llegó el fin del invierno,
caliéntate en el fuego del reflejo de lo eterno.

Esta es la visión Advaita, es la no-dualidad.
Si miras a tu centro hallarás la libertad.
Vive en el presente, solamente el hoy.
Recuerda simplemente que yo existo, que yo Soy.
Todo el Poder es tuyo, en ti está latente,
elige ver un mundo totalmente inocente.

Para descargar los audios, pulsa el botón derecho del ratón sobre los siguientes enlaces y elige “Guardar enlace como”